Luis Basterra destacó la construcción participativa y la visión de futuro de la actualización del Plan Estratégico Vitivinícola al 2030

Mendoza, 11 de diciembre de 2020. En una nueva instancia de participación y apertura al diálogo entre representantes del sector vitivinícola argentino y el gobierno nacional, se llevó a cabo una reunión virtual con el ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, Luis Basterra, para presentarle la actualización del Plan Estratégico Vitivinícola (PEVI) para el 2030, su visión, misión, valores, los nuevos ejes y los objetivos estratégicos para los próximos diez años.

El encuentro contó con la participación de 72 dirigentes, miembros del Directorio de la Corporación Vitivinícola Argentina (COVIAR), representantes de los gobiernos provinciales y directivos de cámaras empresarias y de productores de las provincias vitivinícolas de Salta a Chubut, junto con funcionarios y técnicos del INTA y del Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV).

Junto con la presentación del proceso metodológico, a cargo de técnicos del INTA, y el avance de las metas de crecimiento establecidas para los próximos diez años, presentadas por el titular del Observatorio Vitivinícola, Daniel Rada, se hizo un repaso de todo el recorrido hecho desde 2018 hasta la fecha para la actualización del Plan. Asimismo, se adelantó cómo seguirá el proceso en 2021, cuando los ejes y objetivos estratégicos se presenten en los distintos oasis productivos del país, para que sean los propios actores quienes prioricen y definan qué acciones se deberán tomar para alcanzar estos postulados.

“El resultado (de la actualización del PEVI) es muy alentador dado que rescata la experiencia anterior y genera una visión propositiva hacia el futuro. Rescato la participación de los gobiernos provinciales, con el involucramiento del poder territorial en el proceso, y es una gran oportunidad para ampliar la base del debate a una mayor cantidad de actores que por diversas circunstancias hoy pueden eventualmente no estar consustanciados con un trabajo tan bueno como el que estamos viendo acá. Obviamente, como se ha dicho acá, esto no es una ley escrita en piedra, sino que es parte de un proceso de definición de la visión estratégica que nosotros valoramos en su exacta dimensión”, afirmó Basterra, quien felicitó por el esfuerzo y la tarea llevada adelante por los equipos técnicos intervinientes.

Por su parte, José Zuccardi, presidente de COVIAR, afirmó: “La verdad es que ha sido un proceso muy rico, de muchísima participación. Hoy en esta reunión está representado el país vitivinícola en su totalidad, desde Salta hasta Chubut. Tenemos gente de los Centros de Desarrollo Vitícolas, de los Gobiernos provinciales, del INTA y el INV, junto con los miembros del Directorio de COVIAR. La verdad es que esta articulación público – privada nos da elementos muy valiosos para enfrentar el futuro”.

Yo vengo de la experiencia del plan anterior y una de las cosas que propusimos de entrada, y el Directorio de COVIAR aceptó con muy buena voluntad, fue hacer una actualización del plan muy participativa. Y el resultado lo muestra. La actualización del PEVI tuvo una interacción muy grande con todos los sectores: académicos, productores, representantes del mundo del trabajo, las organizaciones empresarias y los gobiernos provinciales y municipales; el sector educativo. Realmente hubo una muy buena participación y le da cimientos sólidos al Plan”, destacó Carlos Parera, director nacional del INTA, organismo contratado por COVIAR para que diseñe el proceso metodológico y conduzca la actualización del Plan Estratégico Vitivinícola (PEVI).

Junto con la presentación del Plan para toda la vitivinicultura y de la estrategia propuesta para los próximos diez años, con metas cuantificables y medibles en el tiempo, en la reunión también se habló de la necesidad de crecer sobre la base de la sostenibilidad de la producción primaria y del sostenimiento de la diversidad cultural y territorial.

Vemos que hemos perdido un número importante de jugadores, productores y bodegas pequeñas, pero estamos en condiciones de recuperarlos. Nunca la vitivinicultura argentina tuvo el capital humano que hoy tiene, en cuanto al conocimiento técnico y de los mercados nacional e internacional. Y tenemos que dar los pasos para definir las estrategias a seguir y considero que el trabajo a nivel territorial nos va a permitir definir y priorizar las acciones a seguir con muchas más precisiones”, afirmó Zuccardi, quien destacó la base de participación que tiene la actualización del Plan y el aprecio por la institucionalidad que este proceso representa.

Se analizaron 16 planes estratégicos del mundo para la actualización del PEVI.

Ustedes son plenamente conscientes como yo de la importancia de sostener las estructuras productivas que tenemos con productores en el campo. Y como se viene haciendo progresivamente mejorando las relaciones laborales del personal que se emplea dentro de la vitivinicultura, es importante y muy relevante desde el Plan sostener a las personas que se involucran en la actividad”, agregó Basterra en alusión a la necesaria inclusión de criterios de sostenibilidad de la producción primaria.

La cantidad de actores que la vitivinicultura argentina hoy tiene es lo que le da la fortaleza. Y esto es lo que debemos mantener también en la institucionalidad y en la inclusión de toda la gente del sector. Este es un punto muy importante porque la modernidad viene de la mano de conceptos como la rentabilidad social y no ya de tener solo empresas que den una renta pero que dejen profundos pasivos sociales”, afirmó Zuccardi, antes de destacar la capacidad que tiene la vitivinicultura de distribuir trabajo y generar inclusión.

Open chat