Luz verde para que llegue financiamiento del BID a la vitivinicultura argentina

Luego de obtener muy buenos resultados en la primera edición del Programa de Apoyo a Pequeños Productores Vitivinícolas (PROVIAR) que benefició a más de 3.400 pequeños productores de todo el país entre 2009 y 2014, hoy se anunció el aval y priorización ante el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) por parte del Estado argentino del PROVIAR II, con un financiamiento estimado en U$S40 millones. El acto se llevó a cabo en el Salón de los Pueblos Originarios de la Casa Rosada, y con participación del presidente Alberto Fernández; el ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, Julián Domínguez; el secretario de Asuntos Estratégicos y presidente del Consejo Económico y Social, Gustavo Beliz; el representante en el país del BID, José Agustín Aguerre; el titular del Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV), Martín Hinojosa; y el presidente de la Corporación Vitivinícola Argentina (COVIAR), José Alberto Zuccardi junto a miembros del Directorio de COVIAR. Además, se realizó la entrega de distinciones a las bodegas argentinas premiadas en el concurso “The World’s Best Vineyard 2021”, que fueron entregadas a cada bodega por el presidente Alberto Fernández.

El Programa de Apoyo a Pequeños Productores Vitivinícolas -PROVIAR II- es el resultado de una etapa de análisis y reformulación que se llevó a cabo desde la COVIAR a partir de 2015, tomando como base los resultados obtenidos en la primera edición del programa y proyectando lo que sería la edición dos de este proyecto integral de asistencia y promoción de la integración de los distintos eslabones de la cadena vitivinícola con el foco puesto en la sostenibilidad social, económica y medio ambiental de la producción vitivinícola argentina integrada y siguiendo los objetivos estratégicos trazados en la actualización del Plan Estratégico Vitivinícola (PEVI) al 2030.

En esta ocasión, el monto total destinado al programa ascendería a U$S40 millones para un período de ejecución estimado de 5 años y proviene de un financiamiento externo por parte del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), al que se sumará un porcentaje de contraparte en torno al 60% a cargo del productor o establecimiento del sector vitivinícola beneficiado con estos aportes no reembolsables. En tanto la COVIAR actuará como organismo subejecutor de los programas a financiarse dentro de este proyecto.

“La vitivinicultura y su plan estratégico, con su esfuerzo, ha sido la docente de lo que ha venido después en varios sectores”, destacó el ministro Julián Domínguez, quien afirmó que estamos “para comernos el mundo” con nuestros vinos y con nuestra producción que es el resultado de su esfuerzo.

Por su parte, el presidente de COVIAR, José Alberto Zuccardi, reafirmó la importancia de PROVIAR II para el sector: “El impulso a PROVIAR II es muy importante para la vitivinicultura argentina porque significa que vamos a tener recursos para que productores más pequeños puedan sumar aspectos vinculados a la sostenibilidad, que son los objetivos ya trazados en el Plan Estratégico Vitivinícola (PEVI) al 2030”, afirmó.

“Para el BID es un honor estar aquí en esto que será una continuación del esfuerzo que hizo el banco con el exitoso PROVIAR I, pero esta vez con un componente social, económico, del enoturismo y la exportación para la vitivinicultura argentina”, destacó José Agustín Aguerre, representante del BID en Argentina.

“Cuando estuvimos en el Desayuno de COVIAR y en Vendimia, el Presidente tomó la decisión de avanzar con este proyecto que está muy bien valorado por el BID y que tiene el agregado de valor social, económico, la generación de divisas para el país y un elemento importante como es el concepto de diálogo social y cooperación. Vamos a poner en marcha esta tarea porque la ejecución de este programa con recursos internacionales va a tener al diálogo y la cooperación como elementos movilizadores”, destacó Gustavo Beliz.

Como cierre, el presidente Alberto Fernández destacó el rol de la vitivinicultura: “La industria vitivinícola es muy importante para la economía argentina y es clave desarrollarla para beneficiar a muchas regiones. El vino es un producto noble que exige trabajo, inversiones a largo plazo y el diálogo permanente de todos los actores”, señaló el mandatario.

Impacto transversal

PROVIAR II tendrá impacto directo en 11 provincias vitivinícolas: Mendoza, San Juan, La Rioja, Salta, Catamarca, Rio Negro, Neuquén, Tucumán, Córdoba, Jujuy y Chubut; y podrán participar como elegibles tanto productores primarios como establecimientos industriales de todas las regiones. Además, y en línea con los objetivos del Plan Estratégico Vitivinícola (PEVI) hacia el 2030, el PROVIAR II se sustenta conceptualmente en seis ejes estratégicos que apuntan mejorar la sostenibilidad social, económica y ambiental de la vitivinicultura, con la inclusión de todos los actores mediante procesos de innovación, modernización e integración, optimizando el uso de los recursos naturales.

En este sentido, la segunda edición del Programa, que estará monitoreado por un comité interinstitucional conformado por el COVIAR, Ministerio de Agricultura de la Nación y el Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV), permitirá incluir a todos los actores de la vitivinicultura argentina, atendiendo las singularidades de cada territorio, diseñando componentes financiables que posibiliten a los destinatarios elegir entre varias posibilidades en función de sus intereses y condiciones particulares.

A partir de la priorización y aval por parte del Estado argentino para avanzar con el PROVIAR II, se inicia un trabajo de articulación y trabajo técnico con el BID para la formulación final del proyecto, su aplicación y los plazos para el inicio de los desembolsos.

Distinción a las mejores bodegas del mundo

En el acto también se realizó la entrega de reconocimientos a las bodegas argentinas que fueron distinguidas en el ranking The World´s Best Vineyards. El certamen premia a establecimientos vitivinícolas que pueden ser visitados por los turistas y este año, por tercer año consecutivo, la bodega mendocina Zuccardi Valle de Uco, fue la elegida como la Mejor Bodega del Mundo 2021, entre las 100 bodegas destacadas en el ranking (y de las cuales ocho son argentinas). Además, se destacaron las bodegas Catena Zapata en el puesto N°7, Trapiche en el N°18, El Enemigo en el N°24, Colomé en el N°35, SuperUco en el N° 42, El Esteco en el N°53 y Salentein en el N°67.

Fueron 1.500 las bodegas postuladas, las que fueron evaluadas en función de sus vinos, gastronomía, recorrido, accesibilidad, ambiente, atención del personal, paisaje y reputación, por un jurado integrado por unos 600 expertos en vinos, sommeliers y corresponsales de viajes de todo el mundo.

Open chat